Esto no es vida… y allá voy

Blog

Esto no es vida… y allá voy

lp2

Hace un tiempo, no hace mucho fuimos Seres flotando en el vasto Universo. Almas libres y ligeras, conectadas con el Todo. Seres de Amor yendo hacia el Amor, compartiendo Amor buscando un cuerpo para aprender, crecer y florecer.

Las primeras lecciones sobre el amor las tenemos con papá y mama en una familia, mas tarde con otros niños y maestros en la escuela, con Dios y sus representantes en la iglesia y así se forman nuestras experiencias de vida y de amor.

Habíamos pasado ya otras veces por la experiencia de tomar un cuerpo y en ese cuerpo experimentar la vida tal y como fue. Aprendimos cosas muy valiosas para el desarrollo de nuestra alma, algunas lecciones pudimos superarlas dejándolas atrás y otras aun están pendientes ya que no pudimos evitar los errores, el fracaso y que éstas quedaran pendientes.

Como ser consciente y libre que soy elegí este cuerpo y el sexo que tengo, estos padres que me esperan y me desean,
o no… solo soy una sorpresa inesperada
o un intento de arreglar la pareja
o un sustituto de algún muerto reciente en la familia.

A menos que tome la decisión de transitar con consciencia no podré revertir el proceso de salir del vientre, vivir una vida sin entusiasmo y finalmente enfermar y morir tal como lo hacen todos los humanos hace millones de años.

Este viaje de reencuentro con otros, comienza en el vientre.

Puedo percibir algunas cosas como la conexión con mi madre y el bienestar que siento por que tengo todo lo que necesito para ser feliz.

Tengo una sensibilidad que me permite saber lo que ocurre afuera con los que Amo, ¿me desean?, ¿me esperan?, ¿hay problemas?, ¿como se siente mi mamá?, ¿Dónde esta mi papá?, ¿que pasa en mi familia?, ¿hay lugar para mi?

Por amor a ellos hasta podría dejarme morir. ¿Como puedo hacerlo? Atravesándome para no poder salir…, enroscándome el cordón alrededor del cuello…, dejando de crecer…, parando mi corazón…Hay muchas formas…
también por amor decido continuar y nacer.

Creo que no será tan fácil este proceso ya que mi madre esta un poco asustada y controlan todo, hacen mucho ruido y hay personas extrañas que quieren agarrarme, soy muy grandota dice el medico y tendremos que ayudar con fórceps y un corte en los labios de la vagina de mi madre, eso duele dice ella.

Unas cuantas contracciones mas provocadas por alguna droga que le han puesto y ya estoy fuera. Estoy confundida, mareada, medio dormida.

Cuánto dolor, no sé donde estoy, ¿podré respirar?, me agarran manos extrañas, me cortan el cordón que me une a mi madre, creo que nunca mas voy a respirar pero alguien me pega en la espalda y comienzo a respirar y a llorar con desesperación.

Me siento separada y sola, tengo miedo, ¿donde esta mi mamá? Hace mucho frió!!!, las luces me lastiman los ojos y la ropa me molesta. Quiero sentir la piel, las caricias y estar en los brazos de mamá, alimentándome de su pecho tibio.

Así comienza la vida, el amor se confunde con el dolor y estas experiencias van coloreando nuestra visión de la realidad. Las primeras sensaciones serán la base con la que se formaran los pensamientos.

Ahora… ¿cómo me defiendo de las experiencias dolorosas? ¿con bronca?, ¿con tristeza?, ¿con enojo?, ¿rechazándolas?, ¿me da miedo la vida, no me arriesgo?… Evitamos sentir Amor por que este puede doler.

Nuestros padres desde que nos ven por primera vez tienen expectativas e ideas para volvernos mejores personas sin tener en cuenta que somos seres divinos iluminados y que cada cual ya trae dentro si bondad natural en Abundancia.

Ellos tienen sus propias creencias que han recibido a su vez de sus padres y de sus ancestros, estas son transmitidas de generación en generación. Se vuelve común y cotidiano escuchar: sos una tonta, no podes hacer eso, no lo lograras, es imposible, no tenes suerte, sos mujer, sos hombre, sos malo.

Debes cumplir con la tradición familiar!!!

Y además seguir nuestra religión que nos dice: Dios es malo, te va a castigar, sos un pecador, debes cumplir con los ritos que te imponemos sin juzgarlos para pagar tus pecados y merecer a Dios.

Como reacción a estos mandatos y las experiencias de nacimiento formamos una mente negativa y recibimos lo peor aunque nuestro deseo es recibir lo mejor y esto se confirma con las experiencias de vida que tenemos.

No somos merecedores de alegría, de un buen trabajo, de una relación plena, no hay suficiente dinero para mi, nadie me desea, me rechazan, me siento solo y aislado y de esta manera se refuerza la idea de que la vida es difícil, dolorosa, angustiante y que la única salida a esto es a la larga morirse y sacarnos el problema de encima.

Luego fui a un colegio donde me enseñaron cosas que debía aprender para poder pertenecer a esta sociedad, debía aprender reglas para todo: reglas para matemáticas, reglas de comportamiento, en arte las reglas del color, en música un montón de canciones aburridas y sin sentido.
Y fundamentalmente repetir 100 veces: No debo contestar a mis maestros (mucho menos expresar lo que siento: bronca, alegría, creatividad, esas emociones que se expresan con todo el cuerpo cuando son verdaderas)

Así es como se va apagando la Vitalidad y la conexión con la Creatividad, y cuando llegamos a una edad en que históricamente en la familia murieron otros, los seguimos sin cuestionarnos y tomamos hasta la misma forma de morir.

Quizá hasta si nos quedo alguna carencia de cuidados decidamos depender y volvemos a ser bebes que necesitamos de otros para sobrevivir.

¿Que puede tener de atractiva y estimulante la vida vivida de esta manera? ¿Podemos revertir estos procesos? ¿Podemos hacernos conscientes y construir un nuevo modelo que nos permita disfrutar del viaje?

Bavali

Top